Seleccionar página

En el entorno laboral tendremos la ocasión de conocer compañeros que nos harán crecer como profesionales y como personas. Pero por desgracia, también daremos con personas tóxicas en el trabajo que deberemos aprender a identificar y huir de ellas.

Como nos sentimos cerca de una persona tóxica en el trabajo

Egoístas, oportunistas, excesivamente competitivos, negativos, asfixiantes, etc.  Son muchos los tipos de personalidades tóxicas que existen y todas ellas tienen un denominador común: no aportan nada positivo.

Cuando nos cruzamos con una persona tóxica comprobaremos como nos deja sin energía y como alrededor suyo se respira un entorno negativo y hostil. Las personas toxicas nos provocan sensaciones de agotamiento, estrés o frustración.

29411821441813517

Como identificar a personas tóxicas en el trabajo

Para evitar llegar al punto de verte absorbido por una persona tóxica te dejamos un decálogo, para identificarlas y reconocerlas a primera vista:

El individualista:

En lugar de buscar el éxito de la empresa y del equipo, solo se preocupa por destacar individualmente. El trabajo en equipo permite incentivar las cualidades individuales y conseguir las metas fijadas de manera más efectiva.

Sin embargo, cuando alguien del equipo intenta destacar por si solo y eclipsar a los demás deliberadamente, el equipo no funciona correctamente, se genera un entorno negativo y no se llegan a los objetivos. 

141106211623_trabajo_personas_toxicas_624x351_thinkstock

El oportunista:

Los oportunistas han aprendido a relacionarse con las personas para sacar beneficio de ellas y de los vínculos o compromisos que pudieran existir en el pasado.

Se caracterizan por una falta de culpa y de empatía que les permite manipular a otras personas sin ningún tipo de escrúpulos y pareciendo personas encantadoras.

En el entorno empresarial, este tipo de personas suelen ocupar cargos de alta responsabilidad.

Las personas oportunistas son grandes observadoras. Primero observan y seleccionan el entramado de relaciones donde quieren ganar poder. Después, se acercan tanto a personas influyentes como a otras que a pesar de ocupar puestos de responsabilidad pueden ser más débiles y perder influencia en el futuro. Es en este momento donde el oportunista asume el poder del débil.

Todo esto lo consiguen claramente manipulando y extorsionando emocionalmente a los compañeros de trabajo. Son expertos en seducir a sus victimas y deformar la realidad.

Personas extremadamente competitivas:

Las personas extremadamente competitivas se sienten mal cuando ven a otra persona triunfar e intentan evitarlo. Las personas competitivas hacen cualquier cosa para ganar y no se alegran de los triunfos de sus compañeros. Sienten el triunfo como la mejor sensación y necesitan conseguirlo a toda costa. Suelen intentar mantener el control sobre el grupo para después desplegar sus tácticas y salir victorioso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button